Sobre Altea

Altea se encuentra al norte de Benidorm, en la costa mediterránea. Altea es un museo en sí y es el pueblo más pintoresco en la Costa Blanca. Un lugar donde muchos pintores, escultores, poetas, cantantes y escritores nacionales e internacionales se inspiran.

Una vez en Altea es ver donde quieres ir, ya que el casco antiguo no se encuentra al lado del mar si no en una colina donde está la iglesia Nuestra Señora del Consuelo con el tejado de cerámica valenciana, que pertenece junto a la Torre de la Galera al patrimonio cultural de España. Quien quiere visitar el casco antiguo sube por pequeñas calles pintorescas . Una vez arriba, puedes disfrutar de la preciosa plaza junto a la iglesia Nuestra Señora del Consuelo y de las increíbles vistas a Altea, el mar Mediterráneo, la montaña llamada Bernia y el pueblo el Albir. La plaza en sí también es muy acogedora, sobre todo cuando cae la noche ya que las terrazas se llenan casi todas las noches de gente de todo tipo de edades. Una serie de restaurantes y galerías de arte completan la imagen. También en el centro hay varias obras de arte que se pueden contemplar.

Altea también se conoce por sus muchas calles pequeñas y pintorescas con las casitas blancas. Estas calles provienen de la época en que los moros tuvieron el poder y muchas de las casas están en su estado original. Un paseo por las calles y escaleras pavimentadas con rocas incrustadas realmente vale la pena, es un paraíso para los fotógrafos porque aquí puedes sacar unas bellísimas fotos. Quien desee capturar la iglesia morisca en su mejor estado lo puede hacer no en el mismo pueblo, si no mejor desde una de las colinas al noroeste del pueblo con la luz de la mañana.

La nueva parte de Altea, la zona que se encuentra en la costa es más comercial y ahí encuentras el boulevard con restaurantes y bares. Desde el 2017 hay también una playa al lado del boulevard donde se puede disfrutar del sol y del mar y de las maravillosas vistas a la gran roca de Calpe (Peñón de Ifach) y al Faro del Albir. El boulevard ha cambiado mucho comparando con años anteriores, ahora se puede dar un bonito paseo por toda la costa de Altea.

Para los amantes de caminar es fácil llegar hasta el pueblo el Albir por el paseo al lado del mar. Altea también ofrece las instalaciones necesarias para los entusiastas del ciclismo, instalando carriles para bicicletas a lo largo de todo el boulevard.

Altea se conoce por sus muchas fiestas, procesiones y eventos. Por ejemplo la fiesta de los Reyes Magos en enero y la fiesta de Moros y Cristianos en febrero y septiembre, en junio hay fiestas en la playa en honor a Santa Trinidad, en julio se honra a la santa patrona Virgen del Carmen y en agosto nadie en la Costa Blanca se puede perder el espectáculo de cohetes más impresionante de España en la playa de la Olla.

Quien quiera alojarse en Altea o sus alrededores no solo puede elegir entre diversos complejos de apartamentos y hoteles, puede elegir también entre las muchas villas que se encuentran en los alrededores de Altea. Sobre todo en la zona del pueblecito cercano Altea la Vella y la urbanización Sierra de Altea, Urlisa y Altea Hills. Aquí encuentras muchas villas que casi siempre son previstas de piscina privada y de preciosas vistas a Altea, la bahía de Altea, las montañas de alrededor y al horizonte de Benidorm.